El Blog de Ydrasil

Consejos para el dia a dia, el cuidado de la piel y tu salud.

Marmitako de bonito

Esta receta de marmitako de bonito, es el clásico guiso de pescado y patatas que me encanta. Disfrutareis como yo al cocinarlo muy despacio, disfrutando con el suave borbotear del caldo en ebulllición.

Por si fuera poco, el otoño y las primeras lluvias, que ya han llegado a nuestra ciudad, nos piden platos calentitos y de cuchara, por lo que el marmitako de hoy, puede ser una excelente opción. Además, es una receta muy sencilla y que se prepara en poco tiempo. El único secreto, que el bonito se haga con el calor del caldo, pero sin cocer al fuego, para que quede bien jugoso.

Ingredientes para 4 ó 6 personas

  • 1 kg de bonito del norte cortado en tacos
  • 5 patatas medianas
  • 2 tomates pelados y troceados.
  • 1 cebolla grande
  • 1 pimientos verdes (grandes)
  • 4 diente de ajo
  • azafran en hebra
  • 1 litro de agua (mejor de caldo de pescado)
  • 1/2 vaso de vino blanco
  • 1 cucharada de carne de pimiento choricero
  • 1 punta de pimentón dulce
  • aceite de oliva virgen extra, sal y pimienta.

 

Cómo hacer marmitako de bonito

Comenzaremos picando la cebolla en juliana fina, el pimiento en tiras de mediano tamaño, para que se vean, y los ajos muy picados. En una cazuela grande y ancha, que nos pe

rmita remover los ingredientes, ponemos un poco de aceite y en él, salteamos la cebolla, el pimiento, los ajos y las hebras de azafran. Bajamos el gas al mínimo, y añadimos los tomates bien picados. Dejamos pochar los ingredientes para que se ablanden bien.

Ponemos el pimiento choricero en agua caliente, y sacamos su carne con el canto de una cuchara. También podemos utilizar la carne de pimiento choricero en conserva, que da un excelente resultado y resulta muy cómodo de utilizar. La incorporamos al sofrito y removemos bien.

Añadimos el vino blanco, y dejamos que evapore el alcohol. Pelamos las patatas y las cortamos en cachelos, desgajando un poco con el cuchillo para que los pedazos suelten más fécula, lo cual hará que el caldo resultante engorde un poco. Añadimos las patatas al guiso, junto a una punta de cuchillo de pimentón, y un buen pellizco de sal.

Subimos el gas a fuego fuerte e incorporamos el caldo y removemos un poco. Si se desea, se puede poner una ramita de perejil a cocer que después retiraremos. Una vez que el caldo comience a hervir, bajamos de nuevo el gas al mínimo. A partir de ahora removeremos solamente agitando las asas de la cacerola. De esta manera, las patatas permanecerán enteras.

Dejamos a fuego lento durante unos veinte minutos, hasta que las patatas esten tiernas, y aprovechamos ese tiempo para repasar los tacos de bonito, cortándolos en trozos de bocado, y retirando alguna espina que puedan tener. Pasados los veinte minutos, añadimos el bonito a la cazuela, apagamos el fuego y dejamos que las tajadas se hagan con el calor residual. Servimos tras cinco minutos de reposo.