El Blog de Ydrasil

Consejos para el dia a dia, el cuidado de la piel y tu salud.

Cómo conseguir que un baño le suba la moral (y otros modos de placer)

Las rosas son afrodisiacas, las sales del Mar Muerto relajan y el té combate el acné. Si va a llenar la bañera, hágalo bien.

Antes de nada pensemos en el planeta y en el agua que es un bien escaso. Intentemos dar preferencia a la ducha. Pero si, anecdóticamente, se decide a llenar la bañera, convierta la experiencia en algo realmente especial añadiendo alguno de estos 13 productos naturales.

1. Sales, aliadas del relax. Las de Epson equilibran y reponen los niveles de magnesio del cuerpo, lo que es fundamental para mantener un estado de tranquilidad física y mental, aliviando el estrés, elevando la serotonina y reduciendo los efectos de la adrenalina. Además, hidratan a fondo y se enjuagan de la piel con facilidad, dejándola muy suave. Por otra parte, las del Mar Muerto son únicas en el mundo por su alta concentración de minerales y oligoelementos, que rompen los depósitos de toxinas y grasas que se encuentran en el organismo y en las capas más internas de la piel. A su vez, funcionan como un potente diurético. En definitiva, calman y estimulan la relajación, aportando a la piel un aspecto saludable.

2. Jengibre (con precaución). Es uno de los mejores remedios naturales para el organismo, debido a su efecto ‘radiador’ sobre el cuerpo, que provoca sudor. Hay que tener cuidado porque, empleado con exceso, produce tanto calor que puede llegar a enrojecer la piel. La cantidad adecuada –dependiendo de la capacidad de cada bañera– suele ser de 1/3 de una taza. Si al salir de la bañera se envuelve en una sábana, el proceso de transpiración durará más tiempo.

3. Leche antirrojeces. Proporciona una gran cantidad de humedad a la piel y resulta tremendamente beneficiosa en caso de quemaduras o rojeces, ejerciendo una función calmante. Agregue dos o tres tazas de leche entera y, a ser posible, fresca, en la bañera llena. En su defecto, también puede servir la leche en polvo o el suero de leche. Debemos tener en cuenta que cuanto mayor contenido de grasa tenga, mejor será para la piel, hidratando más y ampliando la duración de sus efectos.

4. Aceites de hisopo, azahar y rosa tras un día especialmente duro. El otoño hace que la vuelta al cole haya elevado los niveles de estrés, y estos ingredientes resultan ideales para una renovación completa. El aceite de hisopo crea sensación de viveza. Además, es un potente expectorante, positivo en episodios de catarro o procesos gripales. El aceite de azahar es capaz de calmar el agotamiento físico y mental. En cuanto al aceite de rosa, aporta brillo a la piel y los defensores de la aromaterapia anuncian que puede llegar a influir en el ánimo. ¿Qué cantidades de cada uno mezclamos? 3 gotas de aceite de hisopo, 10 de aceite de azahar y 6 de aceite de rosa.

5. Aceite y miel para una piel suave. Una combinación perfecta, ya que la miel permite que el aceite se mezcle mejor con el agua en vez de flotar en ella. Resulta ideal utilizar el de oliva, tremendamente nutritivo. La miel ayudará a desintoxicar la dermis al tiempo que la cuida y crea sensación de suavidad.

6. Rooibos contra el acné. Este té, proveniente de un arbusto africano, contiene ingredientes con alto poder antiinflamatorio, como los alfahidroxiácidos, el cinc, vitaminas y otros antioxidantes. Tiene efecto remineralizante y es bueno contra el acné y el exceso de sebo corporal, reduciéndolo y regulándolo. Se debe llenar la bañera hasta la mitad con agua muy caliente para que se cree una infusión y añadir cuatro bolsas de té. Se dejará reposar 10 minutos y después nos sumergiremos en el agua.

7. Aceite de lavanda: su olfato lo agradecerá. La lavanda es una de las plantas más célebres, por su poder relajante y el bienestar que nos proporciona su aroma. Conviene tener la temperatura del agua en la bañera a 37º o 38ºC. El aceite esencial de lavanda desprenderá un perfume que puede llegar a reducir un estado de tensión. No conviene que dure más de media hora, ya que deshidrata la piel.

8. Meditar con sándalo. Este ingrediente ha sido utilizado milenariamente porque ayuda a la meditación, creando un estado también de profunda relajación y armonización interior. Asimismo, es excelente para tratar las pieles secas, porque es muy nutritivo. Conviene tener la temperatura del agua en la bañera a 37º o 38ºC y agregar al baño de 8 a 10 gotas de aceite de esta especie botánica.

9. Harina de avena coloidal para los picores. Esta avena es natural, sin añadidos y de polvo muy fino. Aunque suene raro, es excelente para el baño, pues nutre las pieles secas, reduce posibles picazones o irritaciones y es antiinflamatoria. Es un remedio conocido desde la antigüedad para tratar los eccemas, picaduras o varicela. Reduce los niveles de pH en la piel cuando está irritada, creando menos sensación de picor o dolor. Conviene triturar una taza de copos de avena hasta que se quede en un polvo muy fino, que se añade al agua. Permanezca en la bañera durante 15 minutos, aproximadamente.

10. Cítricos después de la sesión de running.Reducen el cansancio corporal, y su aroma y componentes reactivan los músculos, avivando la mente y desentumeciendo el cuerpo. Cortaremos una naranja y un limón en rodajas y lo dejaremos en un bol, al que añadiremos una cucharada de café y de sal marina. Se dejará marinar durante 5 minutos. Mientras tanto, mezcle en otro recipiente tres tazas de sal y leche en polvo. Una ambos ungüentos, remueva e introdúzcalo en el agua.

11. Burbujas, si quiere que le acaricien. ¿Cómo hacer un baño de burbujas casero? Resulta sencillo, relajante e hidratante. Mezclamos, en una botella vacía, una cucharada de miel, una clara de huevo y media taza de jabón para el cuerpo. Tras batirlo todo, lo verteremos debajo del agua corriente mientras se llena la bañera. Esta mezcla hace que las burbujas de jabón duren más tiempo y, además, si se tiene la piel seca, la miel hará que se hidrate y quede suave. Para añadir un extra de hidratación, podremos incorporar a la mezcla, antes de batirla, aceite de almendras o de sésamo.

12. Vino y miel, rejuvenecedores. El vino es muy bueno para la piel, sobre todo por los polifenoles de la uva, que desintoxican y previenen el envejecimiento. Ambos ingredientes estimulan la producción de colágeno y elastina de la dermis, impidiendo la acción de los radicales libres y estimulando la circulación sanguínea y linfática, especialmente en las piernas. ¿Cómo prepararlo? Añadiendo cuatro tazas de vino tinto y una de miel al agua, preparada a 37 ºC.

13. Rosas, siempre en pareja. Aportan un aroma único y reaniman la piel cansada. Su perfume se adhiere muy fácilmente, lo cual resulta ideal, sobre todo para aquellos baños en pareja, ejerciendo como un eficaz afrodisiaco. La temperatura del agua debe rondar los 37 ºC, añadimos cuatro gotas de esencia de rosas y cubrimos la superficie con pétalos.

Categories
Salud
Tags
,