El Blog de Ydrasil

Consejos para el dia a dia, el cuidado de la piel y tu salud.

Cómo tapar una calva con un solo pelo

Existen tratamientos eficaces para la alopecia pero la posibilidad de obtener pelo nuevo a partir de células madre acapara el interés

La moda de afeitarse la cabeza ha hecho un gran favor a los hombres que andan justos, cuando no escasos, de pelo. Atrás han quedado los estudiados peinados para disimular los claros en el cuero cabelludo y cada vez hay más varones que no ocultan su cráneo pelado. Pero no hay que engañarse, muchos de ellos preferirían lucir una cabellera fuerte y abundante, porque “la caída de pelo afecta a la calidad de vida y agobia emocionalmente”, afirma el dermatólogo Sergio Vañó, coordinador de la Unidad de Tricología del Hospital Ramón y Cajal, de Madrid.

Actualmente, existen tratamientos eficaces para la alopecia pero la posibilidad de obtener pelo nuevo a partir de células madre es demasiado atractiva y acapara el interés de los que sueñan con volver a tener cabello. El equipo de Kevin McElwee, de la Universidad de Columbia, en Canadá, demostró en 2003 que se podía crear pelo a partir de células madre de folículo piloso y hace unos meses, la revista Nature Communications publicó los resultados de una investigación desarrollada por el equipo de Xiaowei Xu, de la Universidad de Pensilvania, para convertir células adultas en células madre epiteliales.

La lentitud con la que avanza la ciencia contrasta con la creciente oferta de soluciones para la calvicie basadas en las células madre. La profesora Aurora Guerra, jefa de sección de Dermatología del Hospital 12 de Octubre y colaboradora del Instituto Médico Dermatológico, subraya que “aunque la investigación sobre la utilidad de las células madre en el tratamiento de la alopecia está en auge, todavía no existen datos que hayan demostrado su eficacia clínica”.

McElwee realizó el primer ensayo clínico que se ha hecho en humanos sobre la terapia con células madre para la alopecia y hace dos años presentó “unos resultados muy discretos”, apunta Vañó. “Solo el 6% de las células madre que se implantaron lograron crear pelo nuevo”, un éxito muy limitado comparado con “el más de 80% que consiguen el tratamiento farmacológico (con finasteride o minoxidil) y el trasplante capilar”. En realidad, el mérito del canadiense es haber demostrado que es posible llevar a la práctica una terapia revolucionaria. Desde entonces, no ha habido ningún avance significativo en este terreno.

Los expertos interpretan que la ausencia de novedades se debe a que “es una técnica muy nueva y todavía tiene que pasar un tiempo para ponerla a punto o bien que los resultados no han sido tan buenos como se esperaba y por eso no se han comunicado”. Guerra añade que “el principal riesgo del tratamiento con células madre es el de cancerización, que se debe minimizar seleccionando adecuadamente células progenitoras, añadiendo genes de suicidio o agentes tóxicos”.

Y a pesar de esta carrera de obstáculos, ¿cuáles son las ventajas de tratar la calvicie con células madre? La primera es poder crear un número ilimitado de folículos pilosos a partir de las células obtenidas del folículo de un solo cabello. Además, como la célula madre se extrae de un pelo genéticamente más fuerte (en la alopecia androgenética, que es la más común, el cabello de la nuca y el de encima de las orejas es el más resistente y por eso no se cae), el nuevo pelo tendrá esa misma dotación genética anticaída.

Las células madre son también ‘objeto de deseo’ para las marcas cosméticas. Cristina Biurrun, directora científica de la división española de L’Orèal explica que en el año 2000 identificó dos reservorios de células madre en el folículo piloso que son responsables del crecimiento del cabello. La multinacional ha sintetizado una molécula (estemoxydina) relacionada con la actividad de las células madre para mejorar la densidad capilar y ya comercializa diversos productos que contienen esa molécula.

Biurrun hace hincapié en que los trabajos que desarrolla la empresa se circunscriben al ámbito de la cosmética, y no al de la terapéutica. “Nuestras investigaciones nos han permitido conocer ciertos aspectos de la alopecia, como que la menor la regeneración de los tejidos que se produce con el paso de los años no es porque caiga el número de células madre, sino porque disminuye su actividad. Este conocimiento es fundamental para el desarrollo de productos cosméticos que sean eficaces frente a la pérdida de masa capilar”.

La insistencia en el aspecto cosmético se entiende por la prohibición por parte de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) de utilizar compuestos a base de células madre humanas con fines diferentes al tratamiento de quemados y lesiones de córnea. Esta Agencia también exige que “los tratamientos basados en células madre deberían demostrar su calidad, seguridad y eficacia en ensayos clínicos adecuados. Hasta el momento, no se ha autorizado ningún medicamento de este tipo con fines estéticos, por lo que su presencia en el mercado se considera igualmente ilegal”.

Así pues, si usted es de los que ha sucumbido a los cantos de sirena de los que ofertan acabar con sus problemas capilares aplicándole células madre, acuérdese de los vendedores ambulantes de crecepelos. Vuelva a la realidad del siglo XXI y escuche al doctor Vañó: “Esta técnica será el futuro pero no es el presente”.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2014/11/19/buenavida/1416398002_306631.html

Categories
Peluquería