El Blog de Ydrasil

Consejos para el dia a dia, el cuidado de la piel y tu salud.

El Aloe Vera: mítos y evidencias científicas.

En la edición de octubre de 1999 del British Journal of General Practice se publicó una interesante revisión de todos ensayos clínicos practicados hasta el momento con aloe vera o productos derivados exclusivamente de esta planta. Diez documentos fueron admitidos a revisión y otros tres tuvieron que ser descartados por no ajustarse a los criterios. Se valoraron los artículos según la escala de Jadad y se estudiaron los resultados de cada artículo clasificándolos según la vía de aplicación (tópica, oral) y sus efectos adversos.

Pese a las dificultades, los autores concluyeron que el aloe vera resultaba eficaz en el tratamiento de primeros episodios de herpes genital en hombres, psoriasis tipo placa leve-moderada y disminución de lípidos (colesterol LDL y triglicéridos); en éste último caso el aloe vera resultó tan eficaz como un placebo, además no pudieron valorar el artículo en la escala Jada pues sólo contaban con el abstract. Además los autores avisan de posibles efectos secundarios: “a dosis elevadas se aprecia disminución en la actividad del SNC

¿Qué sabemos hoy en día?

El Aloe Vera de la familia Aloaceae es una de los 3 o 4 Aloes que poseen unas cualidades curativas o medicinales significativas y como tal se ha venido usando desde hace miles de años, la primera descripción de sus propiedades la encontramos en una tablilla sumeria del año 2000 A.C. De modo que el Aloe Vera no es un descubrimiento moderno como muchos piensan o dan a entender para vender más productos. El gel de Aloe, los yougures, los jabones y champús, pueden ciertamente tener efectos positivos, pero la publicidad es eso, solo publicidad.

Las propiedades del Aloe Vera son sorprendentes, pero como todo en la ciencia, está sujeto a limitaciones, lamentablemente siguen sucediendo casos de estafas como el que publicaba el “Critical Path AIDS project” en su número 33 de 1998.

Sin embargo, como comentábamos, el Aloe Vera posee extraordinarias cualidades, debidas a sus componentes bioquímicos que le confieren propiedades antiinflamatorias (fitoesteroles) facilitadas por acciones emolientes (mucílago), analgésicas y antifebriles (emodina, emolina y babaolina), efecto cicatrizante o de crecimiento de los tejidos (fosfato de manosa), disminución de la acidez gástrica que mejora las úlceras (aloeoleína) y reguladoras de la función gastrointestinal (aloemodina). Además resulta muy util en quemaduras menores y lo que resulta más sorprendente, tiene capacidad antimicobiana y antivírica (incluyendo actividad anti-VIH, anti herpes virus y anti papilomavirus -HPV-) al ser combinada con otros productos vegetales.

Sinceramente, es increíble, pero las pruebas existen y como siempre en Ydrasil, podéis corroborar las fuentes y profundizar en el tema a través de los enlaces del texto. Queremos concluir con la reflexión que siempre debemos hacer ante cualquier avance de la ciencia, es sólo un paso más, no es la panacéa, hay que ser cautos pero no por ello dejar de lado la capacidad de sorprenderse ante lo fascinante.

El pelo también se quema. Protégelo del sol.

El verano es el peor momento del año para el cabello. El sol lo quema, lo rompe y lo vuelve poroso. Esta es la guía para protegerlo a tiempo.

kate moss

Es importante proteger el cabello del sol para que no se queme, rompa y cambie de color.

Tomar el sol siempre con moderación y protección es el mantra de los dermatólogos para la piel. Esta máxima podemos aplicarla, punto por punto, para el pelo. Al cabello le gustan los rayos solares y, en su dosis justa, les son beneficiosos. Sin embargo, la sobrexposición tiene unos efectos devastadores. Recordamos que el sol tiene tendencia a quemar el cabello, romperlo y volverlo poroso. Apaga sus colores y aclara los tonos naturales.

Lo peor es que el sol no suele venir solo, sino con otros elementos habituales del periodo estival como son el agua, la sal marina, el cloro de las piscinas y el viento. Todos ellos conforman un cóctel explosivo altamente nocivo para el cabello, que alteran su capa hidrolipídica y lo vuelven seco, áspero, roto, apagado, delicado, quebradizo, frágil y difícil de peinar.

El agua amplifica las agresiones acentuando los efectos negativos, degradando la melanina y decolorando las puntas. La sal del mar deshidrata intensamente el cabello. Junto con la arena provoca que el cuero cabelludo se irrite y se produzcan picores. El cloro elimina las coloraciones y despigmenta el pelo. El viento acentúa la deshidratación. Por último, la alteración de la queratina hace que el cabello sea más frágil.

Qué hacer antes

La sequedad de los meses de invierno también es especialmente perjudicial para el cabello y la primavera es un buen momento para acondicionarlo y revitalizarlo. Junto a buenos productos de higiene, champú y acondicionador adecuados a cada tipo de cabello, se pueden introducir otras rutinas como mascarillas, aceites de tratamiento y sérum. Todo ello ayudará a mantener el cabello sano y que no llegue previamente castigado a la exposición solar.

Prevenir los daños estivales sobre el cabello es posible. Una manera sencilla de hacerlo es cubrir el cabello con un sombrero o un pañuelo bonito. Si vas a nadar, es recomendable utilizar antes algún acondicionador sobre el cabello o un gorro que proteja de los efectos del cloro. Estos pequeños hábitos pueden hacer maravillas sobre la salud de nuestro cabello.

Otra opción es ponerse en manos de un experto. Para esta época, nosotros recomendamos hacer un tratamiento de hidratación profunda en tu salón de confianza (Ydrasil), como BC Repair Rescue, que deja la cutícula capilar cerrada y sellada, y por tanto más protegida frente a los agentes externos.

Qué hacer durante

Una vez en verano, en la playa y la piscina, lo ideal es utilizar una línea solar específica para el cabello, en la que, desde el champú a la mascarilla, la loción en spray para toque final en seco del peinado o el sérum de cuidado, todos ellos contienen todos los ingredientes necesarios para proteger el cabello de la acción solar y preservar la fibra capilar de los posibles daños. Apuestamos por la gama BC Sun Protect con protección solar, porque deja un velo inapreciable sobre el cabello mientras lo mantiene protegido que nos dará una Triple Protección, protegiendo al cabello de los rayos UVA/UVB, de la pérdida de color y de los daños que producen los radicales libres. Además, proporciona al cabello un descanso de los daños que se producen a diario y el aceite de Monoï de Tahití, conocido por su poder para nutrir, suavizar y calmar el cabello de los daños producidos por el sol, regenera y aporta brillo. La Vitamina E protege el cabello de los daños producidos por los radicales libres. La Protección contra la pérdida de color ayuda a mantener un color real y la Tecnología Amino Cell Rebuild penetra en profundidad en el cabello, reparando la estructura interior de las células.

Filtro UVA/UVB, Vitamina E, Amino Cell Rebuild y Aceite de Monoï

Muchas firmas de dermocosmética apuestan por este tipo de productos para el pelo en verano, la mayoría de ellos en formato aceite (como el célebre de Moroccanoil) y algunos de uso doble, para el cabello y la piel, como es el caso de la gama BC Sun Protect. Todos protegen de los efectos descantes de la exposición solar y del contacto con la sal y el cloro del agua. Durante el verano, y más si el cabello es rizado, poroso o tiende al encrespamiento, en el neceser no pueden faltar mascarillas para regenerar las cutículas y sellar el pelo.

Carmen (Gerente de Ydrasil) nos recuerda que “es importante no mantener el cabello mojado mucho tiempo o se incrementarán los daños capilares”, y aconseja evitar los peinados tirantes durante los meses de verano. “Los moños sueltos, las trenzas deshechas, el cabello suelto brillando con el sol o un corte pixie juvenil serán las mejores opciones para hacer frente al calor y la humedad”.

Qué hacer después

¿Y después? Cuando acabe el verano el cabello estará más seco y dañado, por lo que necesitará una nutrición intensa para recobrar su aspecto suave, brillante y fácil de peinar. Si el pelo se ha sensibilizado demasiado, quizá sea necesaria alguna sesión intensiva de tratamiento en salones especializados.

 

Fuente: http://smoda.elpais.com

La belleza imperfecta seduce

 

Con 17 años, su diastema y su boca de geisha la convirtieron en la «supermodelo adolescente de Estados Unidos». Tres años después, sigue entre las mejores.

En 2011, Lindsey Wixson (20) tenía 17 años cuando se convirtió en «la top model teen de Estados Unidos». Quizá en el instituto de Wichita (Kansas) no fuera una adolescente más, pero tenía los mismos sueños que cualquier otra chica de su edad. Para ella, como para sus amigas (que no habían posado ante el objetivo de Steven Meisel ni habían protagonizado una gran campaña), elegir el vestido del baile de graduación era lo más importante. La única diferencia estaba en la etiqueta de la prenda: en la de Lindsey ponía Jason Wu. «Fue un sueño hecho realidad. Mis padres se sentían muy orgullosos. Sabían que la gente de la industria hablaba de mí, pero no podían creer que el mismo modisto que vestía a Michelle Obama hubiese creado un diseño exclusivo para mí», recuerda ahora en voz alta. ¿Su fórmula para mantenerse con los pies en el suelo en una industria acostumbrada a crear reinas efímeras? «Volver a casa».

Si hace dos años Models.com la situaba en el puesto 11 de su ranking, hoy, en el 20, sigue siendo una de las más solicitadas, sin haber tenido, como otras, que hacer las maletas y mudarse a Manhattan. «Nunca me he planteado cambiar de casa; vivir en Los Ángeles o la Gran Manzana es demasiado costoso [según un estudio de la consultora Mercer de 2013, Nueva York es la ciudad más cara del continente americano, debido, en parte, a la subida del precio de los alquileres]. Tampoco es el estilo de vida al que estoy acostumbrada. Yo he crecido en Whichita, que debe de tener unos 300.000 habitantes [según el último censo, más de 630.000]. Tenemos una ciudad, pero no es una gran urbe cosmopolita. Y aunque es gratificante que la gente te reconozca por tu trabajo, me siento más cómoda en un lugar tranquilo, rodeada de naturaleza, con mis amigos y la gente que de verdad me quiere».

Con una belleza casi hipnótica, su pequeña boca de geisha y su diastema seducen al equipo. «Te aseguro que no siempre fue así», insiste. «En el colegio, algunos niños pueden ser crueles. Es un serio problema. Por suerte, cuando sales al mundo real, la gente te juzga por tu personalidad. No tiene sentido preocuparse tanto por el físico. Debes aceptar lo que te hace diferente».

¿Y cual es su secreto?, como dice Lagerfeld, «la clave para triunfar es no ser perfecta».

Belleza y cerebro

Que es la belleza? Por qué una persona o un objeto lo sentimos inmediatamente como hermoso o bello?. Por qué se les desea y despierta el deseo de posesión?. Los estudios recientes de escáneres cerebrales revelan que exponerse a una persona, objeto, marcas, etc atractivas, pueden activar el cerebelo motor que gobierna el movimiento de las manos. Instintivamente, nos movilizamos por la hermosura; la belleza literalmente nos moviliza. Parafraseando a un biólogo, la belleza está en los genes del observador.

Salvador Dalí decía que “la belleza será comestible o no será”. Para él las cosas hermosas deben querer comerse, y lo decía cuando se extasiaba ante la obra de su admirado Antonio Gaudí.

El poeta Baudelaire sostenía que la belleza para ser atractiva, debe ser imperfecta. La visión contraria, la teoría griega de las proporciones da como resultado la entronización de la perfección estética. La belleza puede consolar, perturbar, sacralizarse, profanarse; puede resultar apasionante, significativa, inspiradora, escalofriante. Puede afectarnos de diversas maneras. Nunca se la ve con indiferencia: la belleza exige ser considerada, nos habla directamente con el tono de voz de  un amigo íntimo. Si hubiera alguien indiferente a la belleza, seguro se debe a que no la ha percibido.

Los descubrimientos realizados recientemente implican que la belleza realmente existe como un concepto abstracto en el cerebro y que, precisamente, está en el cerebro de quien la mira. Asimismo, las investigaciones demuestran que la percepción visual de la belleza parece tener un efecto especial en el cerebro.

Los trabajos neurocientíficos demuestran qué áreas del cerebro humano se activan por la experiencia de la belleza. Asociamos el gran diseño al arte, no a la ciencia, a un regalo misterioso de los Dioses, más que en algo que resulta de un estudio diligente e informado. Sin embargo, si cada diseñador comprende más de las matemáticas de la atracción y de la mecánica del afecto, todos los diseños (desde casas a teléfonos móviles, desde oficinas a automóviles, ropa, objetos cotidianos, etc) pueden, además de lucir hermosos, resultar beneficiosos para la sociedad.