El Blog de Ydrasil

Consejos para el dia a dia, el cuidado de la piel y tu salud.

El pelo también se quema. Protégelo del sol.

El verano es el peor momento del año para el cabello. El sol lo quema, lo rompe y lo vuelve poroso. Esta es la guía para protegerlo a tiempo.

kate moss

Es importante proteger el cabello del sol para que no se queme, rompa y cambie de color.

Tomar el sol siempre con moderación y protección es el mantra de los dermatólogos para la piel. Esta máxima podemos aplicarla, punto por punto, para el pelo. Al cabello le gustan los rayos solares y, en su dosis justa, les son beneficiosos. Sin embargo, la sobrexposición tiene unos efectos devastadores. Recordamos que el sol tiene tendencia a quemar el cabello, romperlo y volverlo poroso. Apaga sus colores y aclara los tonos naturales.

Lo peor es que el sol no suele venir solo, sino con otros elementos habituales del periodo estival como son el agua, la sal marina, el cloro de las piscinas y el viento. Todos ellos conforman un cóctel explosivo altamente nocivo para el cabello, que alteran su capa hidrolipídica y lo vuelven seco, áspero, roto, apagado, delicado, quebradizo, frágil y difícil de peinar.

El agua amplifica las agresiones acentuando los efectos negativos, degradando la melanina y decolorando las puntas. La sal del mar deshidrata intensamente el cabello. Junto con la arena provoca que el cuero cabelludo se irrite y se produzcan picores. El cloro elimina las coloraciones y despigmenta el pelo. El viento acentúa la deshidratación. Por último, la alteración de la queratina hace que el cabello sea más frágil.

Qué hacer antes

La sequedad de los meses de invierno también es especialmente perjudicial para el cabello y la primavera es un buen momento para acondicionarlo y revitalizarlo. Junto a buenos productos de higiene, champú y acondicionador adecuados a cada tipo de cabello, se pueden introducir otras rutinas como mascarillas, aceites de tratamiento y sérum. Todo ello ayudará a mantener el cabello sano y que no llegue previamente castigado a la exposición solar.

Prevenir los daños estivales sobre el cabello es posible. Una manera sencilla de hacerlo es cubrir el cabello con un sombrero o un pañuelo bonito. Si vas a nadar, es recomendable utilizar antes algún acondicionador sobre el cabello o un gorro que proteja de los efectos del cloro. Estos pequeños hábitos pueden hacer maravillas sobre la salud de nuestro cabello.

Otra opción es ponerse en manos de un experto. Para esta época, nosotros recomendamos hacer un tratamiento de hidratación profunda en tu salón de confianza (Ydrasil), como BC Repair Rescue, que deja la cutícula capilar cerrada y sellada, y por tanto más protegida frente a los agentes externos.

Qué hacer durante

Una vez en verano, en la playa y la piscina, lo ideal es utilizar una línea solar específica para el cabello, en la que, desde el champú a la mascarilla, la loción en spray para toque final en seco del peinado o el sérum de cuidado, todos ellos contienen todos los ingredientes necesarios para proteger el cabello de la acción solar y preservar la fibra capilar de los posibles daños. Apuestamos por la gama BC Sun Protect con protección solar, porque deja un velo inapreciable sobre el cabello mientras lo mantiene protegido que nos dará una Triple Protección, protegiendo al cabello de los rayos UVA/UVB, de la pérdida de color y de los daños que producen los radicales libres. Además, proporciona al cabello un descanso de los daños que se producen a diario y el aceite de Monoï de Tahití, conocido por su poder para nutrir, suavizar y calmar el cabello de los daños producidos por el sol, regenera y aporta brillo. La Vitamina E protege el cabello de los daños producidos por los radicales libres. La Protección contra la pérdida de color ayuda a mantener un color real y la Tecnología Amino Cell Rebuild penetra en profundidad en el cabello, reparando la estructura interior de las células.

Filtro UVA/UVB, Vitamina E, Amino Cell Rebuild y Aceite de Monoï

Muchas firmas de dermocosmética apuestan por este tipo de productos para el pelo en verano, la mayoría de ellos en formato aceite (como el célebre de Moroccanoil) y algunos de uso doble, para el cabello y la piel, como es el caso de la gama BC Sun Protect. Todos protegen de los efectos descantes de la exposición solar y del contacto con la sal y el cloro del agua. Durante el verano, y más si el cabello es rizado, poroso o tiende al encrespamiento, en el neceser no pueden faltar mascarillas para regenerar las cutículas y sellar el pelo.

Carmen (Gerente de Ydrasil) nos recuerda que “es importante no mantener el cabello mojado mucho tiempo o se incrementarán los daños capilares”, y aconseja evitar los peinados tirantes durante los meses de verano. “Los moños sueltos, las trenzas deshechas, el cabello suelto brillando con el sol o un corte pixie juvenil serán las mejores opciones para hacer frente al calor y la humedad”.

Qué hacer después

¿Y después? Cuando acabe el verano el cabello estará más seco y dañado, por lo que necesitará una nutrición intensa para recobrar su aspecto suave, brillante y fácil de peinar. Si el pelo se ha sensibilizado demasiado, quizá sea necesaria alguna sesión intensiva de tratamiento en salones especializados.

 

Fuente: http://smoda.elpais.com

Consejos de belleza para el cuidado de pies y manos

Cuidado de pies y manos

En verano, nuestros pies y manos ganan un protagonismo especial pero también necesitan cuidados. El frío del invierno es perjudicial para pies y manos y en verano, necesitan cuidados especiales para que el sol y la sequedad no les afecten.

Las manos son nuestra tarjeta de presentación y un mal cuidado de ellas, delata nuestra edad. Siguiendo unos cuidados básicos, podremos conseguir alargar la juventud que muestran nuestras manos pero para ello, son necesarios unos minutos al día de dedicación. Los cambios de temperatura y la exposición al agua en verano, las deshidratan y pueden darles un aspecto seco, arrugado y apagado.

Enemigos de la piel

La piel de las manos es fina y frágil y además, las manos están sometidas a diario a múltiples agresiones: El sol, el viento, los contrastes de temperaturas, las sustancias químicas o detergentes, la práctica de actividades que favorecen la fricción con la piel… Todas ellas son agresiones que acaban deteriorando las manos.

Consejos para higiene de manos y pies

Al lavarnos las manos, es mejor usar productos sin alcohol y perfumes no agresivos para la piel. Usa jabones suaves y evita usar agua muy caliente. Al acabar, sécatelas minuciosamente con una toalla de algodón. Es importante tener en cuenta que cuando te lavas las manos, además de eliminar suciedad y bacterias, también estás rompiendo la barrera de protección natural de la piel y por eso es conveniente evitar el uso de productos fuertes y que te apliques frecuentemente cremas hidratantes.

Usa protección para tus manos

Para realizar tareas domésticas, ponte guantes de látex o de goma y así evitarás que tus manos estén en contacto directo con el detergente o con compuestos químicos agresivos.

Hidratación de las manos

Aplícate una crema específica para manos como mínimo un par de veces al día. Hay muchas variedades de cremas para manos pero aquellas que tienen urea o lanolina son más efectivas para proteger las defensas naturales de la piel. Al aplicar la crema de manos, aprovecha para darte un masaje desde la yema de los dedos hasta la muñeca. De esta forma, activarás la circulación, te relajarás y la crema penetrará mejor.

Hazte un peeling semanal

La exfoliación también es recomendable para eliminar las células muertas. Si no tienes un producto específico, puedes aplicar uno de los que utilizas para la cara. Después de la exfoliación, es recomendable extender en la zona una mascarilla hidratante, preferiblemente una mascarilla específica para las manos.

Cuidado con el sol

En verano, las manos pueden adquirir un bronceado que las haga parecer más atractivas pero no te debes confiar ya que al igual que en otras partes del cuerpo, los rayos solares puede producir pequeñas quemaduras que provocan manchas. La piel de las manos también tiene memoria, así que aunque pienses que no te afectará, a la larga pueden aparecer. Por lo tanto, es mejor prevenir utilizando una crema específica con factor de protección.

Centros especializados en la piel

Existen multitud de tratamientos para mejorar el aspecto de la piel, desde productos que ayudan a conseguir una piel más lisa y aumenta la densidad de colágeno, los láseres para eliminar los lentigos o pecas solares o la mesoterapia para devolver a la piel la hidratación perdida. Independientemente de tu problema, lo mejor es consultar a tn profesional de confianza que te aconsejará cuál es el mejor tratamiento según tus necesidades.

Cómo cuidar las uñas

Tanto unas manos como unos pies cuidados, lucen mucho más con unas uñas bien cuidadas. A continuación puedes ver algunos consejos para el cuidado de las uñas:

  • Aplícate cremas o aceites para las uñas y cutículas a diario ya que te aportan nutrientes e hidratación.
  • Evita el agua caliente y usa en su lugar agua tibia y jabones neutros.
  • Emplea esmaltes de buena calidad y unas buenas bases protectoras.
  • Usa quitaesmaltes para desmaquillarlas, nunca rascándotelas. Es mejor si optas por un quitaesmaltes sin acetona ya que es un ácido que acaba perjudicando las uñas.
  • No te cortes las cutículas, retíralas si son muy evidentes con ayuda de una espátula específica.
  • El mejor momento para cortar las uñas es después del baño o la ducha ya que en ese momento están reblandecidas. A la hora de limarlas, es preferible hacerlo en seco.

Dieta para mejorar la piel de manos y pies

Seguir una dieta saludable, también hará que tus manos y pies estén más bonitas. Los siguientes son algunos consejos sobre cómo seguir una dieta para tener manos y pies sanos.

Para tener unas uñas fuertes y sanas, es conveniente tomar alimentos ricos en calcio que además, evitan que con el tiempo tus huesos sufran una descalcificación. Los encontrarás en almendras, avellanas, leche, garbanzos, avellanas, naranjas, cebollas, zanahorias, etc.

Para absorber mejor el calcio, es recomendable tomar alimentos con vitamina D como huevos o atún, alimentos con vitamina K como espinacas, lechugas, col y soja y alimentos con vitamina B6 como los cereales.

Toma gelatina diariamente ya que te ayudará a mejorar el estado de tus uñas, haciendo que crezcan rápidamente y fortaleciéndolas. Toma también alimentos ricos en azufre y silicio como el pescado, el brócoli y la cebolla.

Mantén tus pies en forma

Durante la ducha, utiliza una piedra pómez para rebajar las durezas, especialmente en los talones. Si ya cuidas los pies de forma habitual, usando una lima antidurezas a diario conseguirás mantener la piel fina.
Es conveniente aplicar una crema hidratante a diario y hacerla penetrar bien con la ayuda de un masaje por la zona de la planta del pie, los dedos y el empeine.

Si tienes callos, lo mejor es ir a tu centro de belleza de confianza para que sea un profesional el que se encargue de eliminarlos. Para evitar lesiones habituales como padrastros, es recomendable cortar las uñas con tijeras de diseño ergonómico y usar después una lima suave, cuando las uñas estén secas.

También es recomendable para los pies hacerte un peeling semanal y pasear descalza sobre la arena.

Trucos para no acabar la temporada piscinera con el pelo achicharrado

De los productos específicos al ketchup, la aspirina, la yema de huevo y las mechas de quita y pon. Todo, con tal de salvaguardar nuestra melena.

cover

 

Que conste que la palabra piscinera es inexistente para el Diccionario de la Real Academia de la Lengua aunque Google le reserva 21.900 resultados. Dicho esto, a estas alturas de sabiduría popular en lo que a cuidar el cabello se refiere tampoco vamos a descubrir la pólvora recomendando lo de siempre: aclarar el cabello con agua mineral cada vez que se sale de la piscina para eliminar bien el cloro, aplicar protectores solares, darle un descanso a las planchas y el secador… Aún así, nunca está de más recordar qué se puede hacer (y qué no) para salvar la melena en verano.

(más…)